sábado, 21 de enero de 2017

Los Días Extintos

Foto de Gabriel Casas
Cuando hay sol, pasamos el tiempo buscando colillas aún encendidas, nos las metemos por turnos en la boca y jugamos a ver quién aguanta más. Al volver mi padre, cansado de tragar, como dice, se lo contamos atropellados y sonríe orgulloso con esos labios de lumbre que tiene. Pero los días que hay tormenta, no salimos ninguno de casa. Solo miramos por la ventana deseando que no moje demasiado nada. Papá pega la frente al cristal y parece como si llorara por fuera. Es entonces cuando murmura aquello de que la lluvia es lo peor del mundo para los tragafuegos.

Y este es el segundo de los dos relatos con los que participé y que recibieron mención del jurado en el IV Certamen de microrrelato Realidad Ilusoria, organizado por Miguel Ángel Page.

domingo, 8 de enero de 2017

LA ATRAPASUEÑOS

Variación de una imagen de Colpisa
Fueron desapareciendo uno a uno. Los que no eran bajados a la fuerza, caían de puro cansancio o los convencían para que descendieran por sí mismos. Los últimos abandonaron, decepcionados por no vislumbrar en el horizonte aquello que venían buscando. Pero hoy la noche ha traído renovados intentos de soñadores oscuros. Amanece y comienzan a distinguirse nuevos cuerpos, como cazados con red, como si la valla, sin miramientos, los atrapara al vuelo.

Este es uno de los dos relatos con los que participé y que han recibido mención del jurado en el IV Certamen de microrrelato Realidad Ilusoria, organizado como cada año por Miguel Ángel Page, desde su blog REALIDAD ILUSORIA.
Entre los ganadores y  mencionados hay muchos amigos, acércate y lo compruebas, dando al enlace.
De nuevo felicidades a todos y enhorabuena a Miguel Ángel, por su entrega y buen hacer.

martes, 3 de enero de 2017

De Medidas Y Desmedidas

Foto casera
Tiempo atrás mi casa era como las de los demás. Se reñía lo indispensable, se hacían tarde los deberes y se tenían más ganas que chocolate en la despensa. Nos bañábamos todos el mismo día. Se lloraba lo justo para vivir. Para entretenernos, nos rascábamos la espalda unos a otros porque daba más gusto. Y al llegar la Navidad parecía que teníamos de todo, aunque seguíamos sin tener casi nada. Lo normal. Ni desgraciados ni lo contrario del todo. Pero a partir de aquella tarde que la Rosi llegó con las medias destrozadas, todo se desmidió y se alteraron las medidas. Las riñas, el chocolate, las horas, los baños, los lloros. Ahora la Nochebuena, por mucho que intentemos disimularlo con villancicos que nadie sigue, es una noche tan mala como las demás. Y por supuesto, el acariciarse entre nosotros dejó de ser una forma gratis de ser feliz.

Relato con el que participo en el concurso de #cuentosdeNavidad de ZENDALIBROS.COM 
Si te apetece, aún estás a tiempo de hacerlo tú: el mismo enlace te lleva a la página de inscripción.

sábado, 26 de noviembre de 2016

DESVENDADA

Ilustración de Amparo Martínez
En una semana nacieron once machos seguidos en el pueblo. Después de tanta guerra, se celebró con una gran fiesta municipal. Aunque el recién nacido fuera de parentesco muy lejano, todo el mundo se sentía orgulloso de haber aportado un varón a la causa. Fue un acontecimiento que marcó para siempre la historia, el calendario y la memoria de la población. Y otorgó, a partir de entonces y como era de esperar, cierto estatus a las familias de los niños.
Yo, a los veinte años, me arranqué la infancia, el nombre y todo lo demás, y salí de allí. Cinco décadas después he vuelto, ya sin vendas para nadie, y he paseado mi calle y visitado mi casa, sin rencores. Y he vuelto a sentarme a mirar la charca, aquella en la que jamás pude bañarme junto a los otros diez.

Relato con el que participé en ENTC en la pasada convocatoria dedicada a la Mujer Rural. La ilustración tan acorde y preciosa es de Amparo Martínez (Petra Acero). Y AQUÍ podéis acceder a los SELECCIONADOS y MENCIONADOS de ese ciclo. De nuevo, mi enhorabuena a todos, y al jurado, por su trabajo.

sábado, 12 de noviembre de 2016

CORRER POR LIBRE


Sabía de madres que amenazan con lanzarse al tren, con tomar pastillas o tirarse por el balcón. La mía siempre advertía que un día saldría corriendo. Y lo hizo.
Primero dio una vuelta a la manzana, pero enseguida volvió a hacer la cena y echar las lentejas en remojo antes de acostarse. Otra vez, también harta, recorrió todo el barrio. Luego se apuntó a una carrera de madres. Después, de personas en general. Llegaron las populares. Y su vida se fue llenando ahora de maratones. Una tarde habló de correr el Camino de Santiago. Mi padre gritó que ya se estaba pasando. Ella no contestó, después de quitarse el chándal, se puso a limpiar la campana extractora. Un atardecer no volvió. Papá, que nunca entendía nada, se fue a Galicia a buscarla. Pero yo cada noche me tumbo mirando el firmamento, esperando verla pasar corriendo, feliz por la Vía Láctea.

Relato con el que por primera vez he participado en la San Silvestre Salmantina. Mi enhorabuena desde aquí a Patricia Collazo, la ganadora de este año y a los demás ganadores y seleccionados, entre los que también se encuentran varios amigos: Yolanda Nava, Ernesto Ortega, Modes Lobato. Mi felicitación a todos.
Pincha AQUÍ para leer los micros escogidos.

jueves, 29 de septiembre de 2016

5 AÑOS

HOY cumple este blog cinco años. Y esta es la primera entrada que hice, el 29 de septiembre de 2011. Qué de cosas han pasado desde entonces. Qué de cosas no han pasado. 
Pero sobre todo, qué habrá sido de aquella ilusión de la que hablo, qué. No, no es la misma. Está claro que no se me concedió el deseo, que por otro lado, no pedí. Y es que para el santo no se soplan velas.


FELICIDADES, blog mío, felicidades.

domingo, 18 de septiembre de 2016

VIVIR PROFUNDAMENTE


En esta comarca somos muy tozudos. Cuando las autoridades competentes decidieron convertir el valle en un pantano, la mayoría nos negamos en redondo; los más tercos, en cuadrado. Llegado el día, nos encerramos en nuestras casas y de ahí no nos movimos. Los encargados de inundarlo todo dijeron: vosotros mismos, cabezotas, que es que no hay quien pueda. Y hasta ahora. Al principio nos costó adaptarnos; en el fondo nos faltaba el aire, más que nada. Pero a todo se acostumbra uno. Ahora vamos a trabajar en autobús hundido o nadando, según. Y, eso sí, cocinamos como siempre. Porque sí se puede hacer fuego dentro del agua. Era solo una leyenda urbana, una verdad no cierta que nadie comprobó. Menudas barbacoas y fogatas hacemos en medio del campo sin miedo a que se extiendan. Hasta los niños llevan mechero si quieren. Y lo mismo que antes íbamos al río a mojarnos, ahora vamos a la montaña a secarnos. Y pasamos el día escurridos, haciéndonos peinados, jugando a la pelota, que allí no flota, y cosas así. Desde entonces, para la gente seca esto es el Pantano del Valle, pero nosotros, testarudos, le seguimos llamando Valle del Agua. Y ahora más.

En el V Concurso de Microrrelatos LEONARDO BARRIADA, este es el relato que quedó entre los 10 finalistas. El tema este año era "El Valle del Agua" y el fallo se dio a conocer el pasado 14 de agosto en el hermoso pueblo de Soto de Sajambre. Clicá AQUÍ para conocer al resto de finalistas y a los dos ganadores.