sábado, 6 de julio de 2019

Dentro de lo malo

Imagen tuneada de  la red
Nos apenó que no le quedara ni un recuerdo para rellenarlas. Las sobremesas con la tía Carmina siempre habían sido lo mejor de volver en verano. Sesiones repletas de picardía. De rencillas antiguas, amorosas y de otras. De líos, revelaciones y misterios. De comadreos del pueblo. A veces aparecían repentinos pellizcos de posguerra, de hambre, disparos y traiciones, que la fundían a negro. Pero pronto remontaba rescatando otras risas del pasado con las que salpicarnos a todos en el presente. 
Era triste ahora verla así, sonriendo muda sin dientes, como un bebé vestido de oscuro. Dolía. Entonces, alguien dijo: lo bueno es que también se le habrá borrado la guerra.

Tercera y última llamada de Relatos en Cadena, en esta edición que el próximo lunes finaliza. Esta vez tampoco superé la semanal. La temporada que viene, ahí, con más ilusión.

sábado, 16 de marzo de 2019

Gigante interior

Imagen tuneada de la red
Un corazón de lana y acero comenzó a latir rítmicamente en el pecho de Matías. De acero gris rabia y lana trémula deshilachada. Aún caminó unos metros más sin llegar a girarse. En la sien, sístole de coraje, diástole de temor. Pero alguien tiró con tanta fuerza de la mochila que llevaba a la espalda, que hizo que perdiese el equilibrio y cayera al suelo. Desde abajo miró uno a uno a los que jaleaban y reían. Entonces, lenta, muy lentamente fue levantándose. Cuando estuvo de pie, el niño medía más de tres metros. Mucho más. O así lo recordaron de por vida aquellos que recibieron su merecido.

Segundo intento en esta temporada de Relatos En Cadena. En esta ocasión no pasé a la final mensual. Seguimos, que será a la tercera. 

sábado, 2 de marzo de 2019

VÍA LIBRE

Imagen de Camille Witt
Sabía de madres que amenazan con lanzarse al tren, con tomar pastillas o tirarse por el balcón. La mía siempre advertía que un día saldría corriendo. Y lo hizo. 
Primero dio unas vueltas a la manzana, mientras echaban fútbol en la tele. Hacia el final del partido volvió, hizo la cena y puso en remojo unas lentejas, antes de acostarse. Otra vez, también harta, recorrió todo el barrio a paso ligero. Más tarde se apuntó a carreras de madres, a las que no contaba nada. Después, de personas en general, a las que tampoco. Intentaba tapar con maratones los moratones del día. Una tarde, con el labio recién partido, soltó lo de correr definitivamente el Camino de Santiago. Mi padre, sin fijarse en su boca, la empujó de nuevo gritándole: ya te estás pasando, zorra. Ella no dijo nada; después de quitarse el chándal, se puso a limpiar la campana extractora, que no estaba sucia. Ese amanecer salió como el sol, pero ella no volvió a ponerse. Papá, que nunca quiso entender nada, la busca en Galicia para traerla. Pero yo cada noche me tumbo mirando el firmamento, esperando verla pasar corriendo, feliz por la Vía Láctea.

Relato con el que participé en su día en un concurso y con el que, una vez reciclado, revisado y mejorado, participo en la propuesta de Ana Vidal en un Viernes Creativo de su Bic Naranja, con esta imagen de Camille Witt.

sábado, 16 de febrero de 2019

Mujer al fondo


Imagen de la red

Cuando convirtió las rosas que te traía en súplicas de perdón envenenado, cesaron de alegrarte sus llaves en la puerta. Hasta dejó de angustiarte que condujera veloz o que fuese tarde y no volviera. Porque tu galán de cine había acabado transformándose en el monstruo de una película de esas que nunca terminan bien. Y mucho menos en beso.
Y ahora tú permaneces muda en ese fondo de agua verdusca y mate, sin atreverte a flotar. Donde tu pelo agarra y echa raíces, los pies se te enredan entre las algas y en tus pechos hay sapos que anidan. Y si te vieran, si alguien acertara a mirarte, con la boca echando esas flores traídas que nunca llegaste a digerir.

Microrrelato con el participé en un concurso, en el que no creo que vuelva nunca a concursar. Eso sí, muy feliz con mi relato.

sábado, 26 de enero de 2019

Puntadas sin hilo

Imagen tuneada

Habría cogido alguna vez un hilván de pespuntes perfectos, sí le hubieran dejado. Se embelesaba observando cómo daban puntadas en la tela. Le serpenteaba la lengua entre los labios intentado conducir las agujas de sus manos. Venga, vete un rato a darle patadas a un balón, soltaba cualquiera de las vecinas. Entonces bajaba la cabeza y era ella la que contestaba: no, es que no se encuentra hoy muy bien para irse a correr. Y sabía que eso era todo lo que su madre podía hacer por él. Eso y dejar el costurero a su alcance cuando se ausentaba de casa.

Después de unos años sin aparecer por el certamen, he ganado la final semanal de Relatos en Cadena, de la SER (compitiendo, que eso fue lo peor, con el amigo Manuel Montesinos). Ganar ha sido un subidón impresionante y estoy más feliz que yo qué sé. Y ahora, este lunes que viene, estaré concursando en la final mensual (y aquí, ay, compitiendo con Patricia F. Collazo, otra compañera), con la esperanza de pasarla e irme a la gran final en Madrid (si cruzo más los dedos, me voy al circo a vivir de ello).
AQUÍ puedes leer los 3 de la final de enero y, si te apetece, de paso, votar.

sábado, 12 de enero de 2019

CRIATURAS


Imagen de la red
Con la cabeza revoloteada por aves diversas, solitarias o en desbandada. O mientras espantan bancos de peces y pescan ballenas sin anzuelo ni arpón. O al tiempo que atrapan meteoritos con los que hacerse collares y pulseras para ir de feria; agachados gritando de júbilo frente al último volcán en erupción; apresando cirros entre sus manos hasta convertirlos en nimbos y tormentas. Con botas de agua, aunque no llueva, para chapotear en lagos y pantanos. O sentados, apoyada la espalda contra cualquier cordillera sin más, hablan de esas cosas propias de la niñez, los gigantes cuando son pequeños.

Relato que consiguió una mención en el VI Concurso de Microrrelatos REALIDAD ILUSORIA, el concurso que cada año, por navidades, Miguel Ángel Page organiza desde su Blog. Contentísimo estoy de que  en cada convocatoria, con mayor o menor fortuna, aparezca mi nombre en el palmarés. 
Si clicas en el enlace, te llevará a conocer el relato del ganador, Miguel Ángel Molina, y de los dos finalistas. Así como el nombre del resto de mencionados.