domingo, 30 de diciembre de 2012

EL PLINTO


Cojeando, me esforcé por alcanzar la fila de niños que regresaban del recreo. Andrea fue colando a todos para retrasarse hasta quedar cerca de mí.
-Yo sé que no te duele –dijo sin mirarme- .Te he visto correr antes. Muchos te han visto. Lo que pasa es que hoy el profe nos enseña a saltar al plinto y a ti te da miedo, que lo sé.
-No es por eso- dije sin convicción.
-A mí también me da. Más que a ti- continuó, sin llegar a escucharme.
Y diciendo esto se puso a cojear a mi par. Cuando vi que lo hacía mucho mejor que yo, me entró de verdad el pánico.

Como última entrada de este año en el que he sido finalista (aún me entra flojera al recordarlo) del mes de octubre en ReC, quiero mostraros el relato con el que por primera y única vez fui finalista semanal anteriormente. Fue en su primera edición, allá por el 2007. De ella fue publicada esta primera antología. En aquella ocasión la ganadora anual fue Estefanía Morán  Por entonces aún no se ponía título a los micros con los que se participaba. Invito a que me ayudéis a ponerle uno. 
Y, desde aquí, ya que el mundo sigue, o eso parece, os envío un abrazo relleno de buena energía para el BON ANY NOU que llega. Que veis que el mundo se acaba, pues me lo devolvéis y en paz.

jueves, 20 de diciembre de 2012

El fin del mundo

Foto propia

Cuando me enteré por la tele, lo primero que hice fue despedirme del trabajo. Más bien hice que el cuatrojos me despidiera lanzándole un globo de orines propios a la cara ajena. Y a la corbata de enterado. Luego me compré, sin dinero, un coche con un billón de caballos, uno que llega antes de que salga. Las multas me la sudan ya. Me he arreglado la boca y el cuarto de baño. Y me he puesto tetas, algo con lo que siempre soñé. Me fui a París  a soltar un escupitajo desde lo más alto de la Torre Eiffel. Hice montar una sala de cine en el patio, techado de uralita, donde he visto, en tres semanas encerrado, a todos los grandes repartiendo ostias de venganza. En el sexo, lo he probado todo con todo, el matrimonial inclusive. Siempre pagando. Estaba viviendo así, a tope, sin que me importe lo que diga nadie, cuando me entero de que han hecho una relectura, dicen, de la profecía esa.
Así que, ahora, con un  primo también sin novia, que es mecánico y eso, estamos inventando una bomba con botón. Porque ya no hay marcha atrás y, por mis huevos, que los mayas van a tener razón.

Al llamamiento de Marina de la Fuente, de No me vengas con historias, de que publiquemos un algo en nuestros  blogs una hora antes del principio del fin del mundo, o sea, a la 23 horas del día 20,  acudo yo con esto. Pinchando en el enlace puedes ver a todos y todas las que queremos, llegado el caso, morir disfrutando. En este caso, con la lectura.

sábado, 15 de diciembre de 2012

PIRÓMANOS

Cuando quieras, otro incendio, dice el mensaje, del anterior no queda ni recuerdo ni rescoldo. Si tú quieres, esta noche, contesto yo en otro. Nos vemos en un lugar alejado y oculto. Y allí, una vez más, oímos el chispazo que prende haciendo lumbre. Enseguida vemos extenderse el fuego. A veces, nos miramos mientras arde. Y yo veo las llamas dentro de sus ojos. Imaginar cómo se ven en los míos me produce puntas de placer, un punteo, un gozo puntiagudo. Un gusto que me lengüetea por dentro como hacen las flamas que bailan ante mí. Y me endiosa. Y nos endiosa. Y nos impulsa hacia arriba, a lo alto, junto al resto del olimpo.
Estuvo ardiendo toda la noche. Crepitando sin parar hasta que, al amanecer, sobre un lecho de cenizas, abrasados, nos dormimos.
 
Relato que con el que participé en el mes de noviembre en el concurso mensual de ENTC, cuyo tema era Como El Fuego. Si pinchas aquí, podrás ver los Seleccionados y Mencionados de ese mes, entre los que se encuentran viejos amigos con sus propuestas vencedoras. 

jueves, 6 de diciembre de 2012

CORTEJO

Ya era hora de que a mí también me tocara. Al Rufi le tocó una el año pasado, y ahora es su novia formal. Y a un tío mío le tocaron dos seguidas. Con una se casó a su manera y con la otra montó un negocio en la habitación del patio. Ya lo decía mi padre: hijo, búscate una que no te contradiga y que no huya. Y hoy hubo tómbola. Yo a ésta quiero conocerla antes. Ir poco a poco. Ahora mismo la saco de la caja. Mañana la desdoblo. Y si eso, a la noche, la inflo.

Este es el relato ganador del Concurso de Microrrelatos de WONDERLAND, de Radio 4 y l'Escola D'Escriptura, en la semana del 4 de diciembre. Y este es el AUDIO, para aquellos que lo no lo oyeron o lo quieran volver a escuchar.
Para los que no lo conocen, este está considerado, por su compromiso con el Microrrelato, un microconcurso serio y de calidad. Y por sus ganadores semanales (entre los que están, a mi entender, muchos de los mejores), de cierto prestigio en la blogosfera. Así que, podéis imaginar cómo me siento. Es como ponerme un Armani, siendo chico mercadillo. Gracias a Rosa Gil, por su gran labor y dulzura; y al jurado de l'Escola D'Escriptura, por escogerlo.

sábado, 1 de diciembre de 2012

GANDULISMO

Gandules, dijo el médico que tenía yo los espermatozoides, tras leer los resultados del análisis; se lo digo así para que ustedes me entiendan, añadió. No sé qué debió pensar mi mujer. No me atrevía a mirarla. Me sentía fatal. Ella siempre me recrimina que ayudo poco en casa, que me pirra espachurrarme en el sofá, que nunca muevo un dedo. Y ahora esto.
 
Este fue el relato con el que participé en en el II Concurso de Microrrelatos de ACEN (Asociación Cultural de Escritores/as Noveles), y que fue seleccionado en el mes de septiembre  para aparecer en en la recopilación BOCADOS SABROSOS 2. En él aparecen también grandes amigos de esta casa, que también fueron seleccionados. 


jueves, 15 de noviembre de 2012

Tras la Huelga

"No paguéis vuestras deudas con nuestra educación"
Tres cosas a comentar rápidamente:

Que fue dantesco y vergonzoso hacer uso del derecho de manifestación que todo ciudadano tiene, en una ciudad tomada por la policía y las fuerzas del orden como si lo del derecho no fuera cierto.
Que me invadió una dicha y orgullo tontón al comprobar cómo pequeños y humildes establecimientos habían cerrado sus puertas y habían colgado el cartel de “Cerrado en apoyo a la Huelga General”. Deberían aprender de ellos esos gigantes almacenes de corte británico (y no doy más datos).
Y, por último, una pequeña conversación escuchada entre un manifestante y otro que lo miraba manifestarse.
-No me mire usted y apúntese.
-En mi vida he hecho huelga. Ni mi padre la hizo. Ni mi hijo hará jamás. No ha hecho falta y nos ha ido bien.
-Ya, no me extraña. Llevan en su familia tres generaciones viviendo de los beneficios conseguidos por los demás.
Luego he seguido manifestándome. Sobre todo, por todos aquellos que no tiene opción a que les puedan descontar el día de huelga de hoy en la nómina que no tienen.

sábado, 10 de noviembre de 2012

LA JARDINERA

Creo que se está excediendo. Después del jardín, vino la cocina, el baño, la habitación. Nunca debí permitir que utilizara el bidet. Ni los cajones de la mesita. Y mucho menos, los bolsillos de mi gabán. Esto me está afectando el ánimo. No soy el mismo desde que miro la tele de pie para no aplastar las rosas del sofá. Ahora ya no quedan apenas huecos. No tiene fin esta mujer. Y se lo he avisado, que se lo piense bien, que en cuanto agarre y crezca ese geranio, ya no habrá de por vida falda que le siente bien.
 
Este relato ha sido finalista en el Concurso de Microrrelatos de LA MICROBIBLIOTECA, en el mes de octubre. Lo ha sido junto a otros tres de Sara Lew, Victor Lorenzo y Manu Espada, escritores a los que admiro y sigo habitualmente. Así que, para mí, doble premio. Y como es normal, estoy que me meo de contento.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Voyme pa Madrid


El huracán ReC ha vuelto a pasar y ha vuelto a arrollarme. Y aquí me quedo, despeinado pero contento. Ayer la alegría se me salía por la boca como en una cafetera el café. De la misma forma, a borbotones. Y se mezclaba sin orden ni conciencia con las palabras. Tanto que si, después de declararme vencedor, hubieran vuelto a preguntarme en antena, no se me habría entendido en absoluto. Y es que también fue una sorpresa superlativa encontrarme de jurado a Laura Garrido, de De mis palabras y las vuestras. Además, es curioso porque unos días antes lo había comentado en casa: si la SER supiera del trabajo de esta moza, le hacían un monumento. Y mira por donde, Xavier Blanco ya se encargó de ello. Y finalmente no ha sido uno de piedra, pero este también vale. Te lo mereces, Laura.
Así que, me voy pa Madrid, por la vereda de ReC. Donde ya han pasado autores a los que admiro y sigo como Jesús Esnaola, Fernando Martínez, Agustín Martínez Valderrama, Manu Espada, Mar Horno, Joaquín Valls, Odys, Montse Aguilera, y otros muchos que me dejo y tendrán que disculpar. Esto es muchísimo más de lo que esperaba de La Explicación. Y sí, es cierto que, como poco, me va a servir como excusa para descuajeringarme durante unos días en junio, con todo ese grupo de amigos de Madrid, comandado por el gran Ximens.  
Gracias a mi familia, por estar siempre ahí. Amigos. A ti.  Y a la otra, a mi otra gran familia, la del Microrrelato, por alegraros conmigo como lo habéis hecho. Eso es lo que de verdad me llena. Y me despeina.

domingo, 28 de octubre de 2012

Caída de amor

Foto propia
A la Joaquina lo que más le gusta de esta vida, y de cualquier otra, es la sopa.  Lo segundo, los lápices de colores. Los aprieta juntos en una mano, mientras con la otra te hace cachitos la hoja en blanco que le des. Lo hace para contentarte. Porque ella preferiría sólo mirar los colores y que te la rompas tú. Lo tercero, empujar. Pero no empuja con el ánimo de desequilibrar a nadie, lo hace porque es de naturaleza empujona. Eso dice su madre. La Joaquina tiene diecisiete años y huele siempre a bebé. Te sonríe sin mirarte y es su lengua desproporcionada la que le hace cecear las pocas palabras que utiliza, entre las que tiene su lugar preferente, zopa. Pesa más de noventa quilos, tiene poquito pelo y se deja querer. Pero si le preguntas si te quiere ella a ti, y no estás avisado, te empuja y caes seguro. Y eso es que sí.
Esta fue mi propuesta para Creciendo Juntos, en el Segundo Concurso de Microrrelatos sobre Discapacidad. Pinchando podréis leer los micros ganadores y finalistas, y comprobar que el primer premio se lo ha llevado Maria Elejoste de la familia EntC (esa gran cantera de triunfadores). Enhorabuena también desde aquí, María.

sábado, 20 de octubre de 2012

CEREZAS


Le pide un cartucho de cerezas, granates como besos. Y ella, con la visión de la fruta acurrucada en la cárcel de sus dedos grandes, oye por dentro claramente un clic. Un cortocircuito que le hace parpadear seguido, y abrir de nuevo el abanico. Algo más, señora, le dice él. Y a ella, que quisiera decirle qué más querría, sólo le sale por la boca, un par de limones y la cuenta.
En la penumbra fresca del hostal, imagina que son ahora dos puñados de cerezas sus pechos, apresados entre esas manos morenas; que es cautiva, ella entera, de los brazos y piernas del frutero. Y el techo se le cubre de frutos encarnados que maduran, que revientan a un tiempo, que la inundan sin prisa con su jugo. Rojo que le va y le vuelve de dentro a fuera.
Cuando llega el fin del soliloquio de sus dedos, con los mismos abre la ventana. Él está enfrente, ante la puerta de su tienda, mirándola, jugando en su boca con lo que, está segura, es un hueso de cereza.

Este relato fue seleccionado (y van tres) en el pasado mes de septiembre en Esta Noche Te Cuento, cuyo tema fue Como Fruta Madura. Quedó en ese lugar junto a otros cuatro micros estupendos. Uno de ellos de Xavier Blanco (amigo de Simbomba, de batallas y de corazón). Otro de Paloma Hidalgo (una de las grandes). De Fran Rubio (otro que viene arrasando). Y Nieves Martínez (de la gran familia de ENTC). Gracias JAMS, desde aquí. Él es el auténtico responsable de todo esto. Y, en realidad, se llama Juan Morán. Mira tú.

viernes, 12 de octubre de 2012

LA EXPLICACIÓN

Con esa exactitud tan característica de la ciencia, lo que no flota, se hunde sin remedio; lo que no vuela, cae al suelo. La energía, pura o no, nunca se destruye, pero sí se transforma. Y mucho. Y se convierte en otra cosa. Y aunque la recta tiene una dirección, no olvidemos que también posee dos sentidos. De ida, y de vuelta. Todo lo que sube, baja; lo que entra, sale. Y lo infinito sólo está en el cielo. Sólo. Por inercia, todo se mueve o reposa. Y la inercia, créeme, es lo peor. Vamos, para que me entiendas, que he dejado de quererte. De corazón y científicamente.

Bueno, este es el micro con el que participé esta semana en Relatos En Cadena de la SER. Y, por si alguien no se ha enterado, fui el GANADOR semanal!!!! Pinchando en el enlace puedes leer los dos finalistas. Ay, todavía se me seca la boca...
Quiero felicitar a los otros dos concursantes (Ferran Varela y Xavier Blanco). Pero, sobre todo, enviar un fuerte abrazo a Xavi, de CALEIDOSCOPIO, por su gran relato, y porque ganar, teniéndolo a él de rival, eso sí que me da mérito (sólo tenéís que pinchar en su  blog para comprobar lo que digo). Y porque uno de La Simbomba (siendo dos tercios de los finalistas) tenía que ganar y, sin esperarlo, eso me ha tocado a mí. Y a él, alegrarse como sé que ha hecho por un buen amigo.

sábado, 6 de octubre de 2012

CONSENSO

 
En mi escalera las cosas se deciden por consenso. O por puro convencimiento. El mío. Me explico: he decidido que hay que rehabilitar la fachada, así que, antes de exponerlo en una reunión, habré de hacer campaña para asegurarme su aprobación. Por supuesto, acabo convenciendo siempre, si no, no me pondría. Expongo, yo vivo en un primero y no hay ascensor, por tanto, los vecinos a la fuerza han de pasar por mi puerta. Es decir: yo lo controlo todo como en la aduana. Y eso es esencial en mi estrategia. Somos ocho vecinos, y con la del local de abajo, nueve. Por tanto, con cinco que votemos en positivo ya ganamos. Pues bien: la Desi, que es la hija de los del segundo,  se pega unos filetazos tremendos, sin repetir nunca contrincante, justo enfrente de mi puerta, de mi mirilla, para ser más concretos. Y cree, la ilusa, que es casualidad que siempre que triunfa la pille. Así que, ella se encarga de convencer a sus padres de lo que sea menester. Ya somos dos. La del local de abajo insistió en su día en pagarme un tanto por permitirle poner el cartel de “Floristería Loli” en mi balcón y, por supuesto, yo no acepté. Y son tres. Con el del tercero me basta hacerme la encontradiza y felicitarlo por la mujer tan encantadora que tiene. O le pregunto, como por curiosidad, por los años que lleva casado con ella, para tenerlo controlado. A él y a la del cuarto, que es con la que tiene el asunto. Por tanto, somos cinco los que siempre estamos de acuerdo. Aun así, intento asegurarme, para ir sobrada, a mi amiga Lourdes que vive en el quinto que, como lleva una vida sin mácula y no debe nada, tendré que detallarle, para convencerla, una por una, todas las ventajas de adecentar la fachada.
 
Este es el segundo micro enviado  al concurso de La Esfera Cultural, y que fue seleccionado para aparecer publicado en Historias de Portería, el libro que hoy he de ir a buscar a correos, y del que he pegado su portada ahí arriba.


sábado, 29 de septiembre de 2012

1 Añito


Hoy hace un año que parí esto. Un año que di a luz, o que esto la vio por primera vez (el principio me está quedando pelín cursi, lo reconozco). Y aunque continúo sin creer en los santos, por la gracia de Dios, hoy, que vuelve a ser San Miguel, sí quiero celebrar con todos vosotros, que se cumple mi primer año bloguero (prefería hacerlo en el Happychildren, pero lo he mirado y me sale caro).
Desde el anterior 29 del 9 no he dejado de repetir eternidades y de contar pegos, de ambas cosas tengo el almacén del vivir repleto. Sólo me falta ir escribiéndolos para ir publicando. Ya ves, nada.
Eso sí, tres de ellos (El Juego De La Luz, Gelatina y La Perdonamuertes), están incluidos en el librito de la foto. Es una recopilación de microrrelatos, presentada ayer en Barberà del Vallés. Fue en la entrega de premios del I Microconcurs de La Microbiblioteca, y el homenaje a Pere Calders, en el centenario de su nacimiento. Es una de las publicaciones de las que más orgulloso estoy de formar parte por lo que representa para el Microrrelatismo esta biblioteca. Además, en este evento tuve la oportunidad de verme en 3D por primera vez con algunas de las personas con las que aún no había tenido oportunidad como Mar Horno, Joaquim Valls, Jordi Masó; y, de nuevo, con las que ya nos tuteamos, Xavi Blanco, Susana Camps, Xesc, Iván Teruel, Ginés Cutillas, Antonia G. Lago (perdón si me olvido de alguien). Personas que he ido conociendo durante este año a través de este mundo. Fue divertido ver a las primeras por fin en movimiento y con sonido.
Ahora miro hacia atrás y me digo, mira palante tontaina, que te la pegas, pero luego también pienso, hace trescientos sesenta y seis días, no tenía organización de lo que escribía y, ni tan siquiera, el hábito de escribir continuado. Sin blog no tenía donde acostar el ánimo cuando el trabajo me lo deja agotaíto. Ni formaba parte de otra familia que no fuera la propia, mi gran pilar. Desde hace doce meses, soy un poco menos desgraciado de lo que me ha tocado vivir.
Hoy quiero agradecer vuestros aportes a que esto sea así. Os doy las gracias a los que entráis a diario, una vez a la semana, al mes, al trimestre; a los que comentáis y a los que no; familia, amigos, conocidos, gente que pasaba por aquí; gente que entró buscando otra cosa y se quedo; gente que entro buscando esto y se fue a otra cosa. Gracias a los que entraron y se dijeron pies para qué os quiero y cerraron sin dar un portazo; a los que pensaron, no sé qué hacer hoy para comer y éste haciéndome perder el tiempo con sus pegos. A los que se dicen, no es bueno, pero yo tampoco soy crítico literario; o, es bueno, pero yo tampoco soy crítico literario. En fin, gracias a aquellos que lean esto. Y a los que no. Chimpún. Que corra la Fanta, y los ganchitos de dos colores.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Túneles

Cuando el tren salió del túnel, habían pasado muchos años. La gente no pareció apreciarlo, pero él sí. Miraba a su alrededor extrañado, el mundo había cambiado. No quiso asustarse. No era su estilo. Cerró los ojos para reabrirlos a conciencia de dentro a fuera. Pero todo seguía igual. La chica de larga melena, frente a la que se sentó al llegar, continuaba convertida en una hermosa señora madura y arreglada.
Lamentó no haber disfrutado más de estar junto a la ventanilla cuando, a punto de entrar en otro túnel, comprendió que él, probablemente, ya no vería la salida.

Con este micro participé en la pasada edición el IV Certamen de Relatos Breves, de Renfe.

lunes, 10 de septiembre de 2012

CLAROSCUROS


En mi bloque se va la luz cada poco. Casi siempre de noche. Cuando ocurre salimos a la escalera, sorprendidos de nuevo, a quejarnos entre nosotros. Hablamos unos con otros, lamentándonos y criticando a la compañía que nos deja en tinieblas. Comentando sobre la incidencia parece que la espera se hace más llevadera. Siempre acabamos derivando en el resto de lo de vivir. Eso sí, conversamos a oscuras. Como mucho, tanteas con las manos a ver si tienes delante a Doña Lola o a Luisín. De esta forma, en realidad no sabes con quién discutes, y todos respondemos a todos según nos van interesando las diversas conversaciones. Y nunca aciertas a saber si te contestará el del cuarto o el de enfrente. Creándose así una cantidad de hilos dialogales que van y vienen del sexto al bajo que, si fueran reflectantes, harían que se viera perfectamente una maraña luminosa a la altura del tercero.
Antes permanecíamos allí hasta que volvía la claridad. Pero desde hace un tiempo, no. Ahora, antes de su restablecimiento, cada uno, como si tuviera mucha prisa, acaba metiéndose pronto en su piso. O en el que cree, a oscuras, que es su piso. Luego, cuando retorna, si te pilla en casa extraña, pides disculpas, como todos, y te vas discretamente a continuar con la vida alumbrada que te ha tocado. Los fallos eléctricos vienen sucediéndose últimamente con más frecuencia de lo habitual. Y duran más. Continuamos culpando a la hidroeléctrica por costumbre cuando salimos, pero ahora son más cortas las tertulias. Lo fundamental, eso sí, es no hablar, jamás, de dónde sorprendió a cada cual la llegada de luz las veces anteriores y, mucho menos, de lo que ocurrió en su ausencia.
 
Este es uno de los dos micros que envié al concurso Historia de Portería, de La Esfera Cultural. Ambos fueron seleccionados para aparecer en la edición en papel que pronto será publicada. Pinchando en el enlace te llevará a conocer a los demás seleccionados, finalistas y al relato ganador. Allí podrás escucharlo también narrado por La Voz Melodiosa, una delicia.

domingo, 2 de septiembre de 2012

MiniEróticos


TOMA Y DACA
Yo le enseñaba a jugar a tenis. Pegada a mí, ella jugó a enseñarme las habilidades de su cadera. Yo aprendí antes.
 
BROMA REVELADORA
Le di con la manguera, pero nunca llegué a imaginar que la ropa mojada se ciñera tanto, ni que anduviera sin ropa interior. Ni todo lo demás.
 
MALENTENDIDO
Házmelo a lo perrito, me dijo. Pero creo que no la entendí,  porque se  vistió molesta cuando la olisqué.
 
LLUEVE SOBRE MOJADA
Verlo le produjo la misma sensación incontrolable de siempre. Y de pronto, empezó a caer una fina lluvia.
 
LA SUYA
Nos perdimos de los demás buscando setas. Al rencontrarnos no pude alardear ante su marido de haber encontrado la mejor de todas.
 
EL ROCE
En el mismo momento que entró,  yo salía; y nos rozamos levemente. Ahora entramos y salimos sin parar.
 
Con estas seis propuesta participé en el concurso Minicuentos eróticos con un toque de humor… de CUENTOS Y MÁS, en el que no podían tener más de 140 caracteres.

sábado, 25 de agosto de 2012

DE VUELTA (y vuelta)

Ya estoy de vuelta. Del todo. Me fui sin despedirme, porque apenas notaba que me iba, pues casi me iba, casi no. Pero ahora, al regreso, sí que saludo: HOLA.
Poco a poco me iré poniendo al día. Iré yendo a visitar casa por casa para ver lo que no he leído, publicando cosillas que  han quedado colgadas en mi ausencia. Vamos, que me voy a ir preparando para la vuelta al cole. Eso sí, con la justa alegría que me permita la depre postvacacional que empieza a asomar los pelillos. Lo sé. Y me lo digo: deberías estar contento, tú que puedes volver (de momento) al trabajo, con la que está cayendo. Me lo repito y no me consuela más de dos minutos. Al tercero, oigo de nuevo a la grisácea limarse las uñas detrás de la puerta. No puedo evitarlo, tengo un oído muy fino.
En fin, que para bien y para mal, ya he vuelto. Y que, como la mayoría de afortunados que aún trabajamos, ya empiezo a contar los días que faltan para el primer puente del curso. Y mientras tanto, lo dicho, me iré automedicando con un poquito de Eternidades y un poquito de Pegos en dosis crecientes, hasta que vuelva a ser el que se fue sin despedirse.


lunes, 6 de agosto de 2012

Perspectivas del Titánic

Yo la quería tanto que sólo un hundimiento así podía separarme de ella. Soñaba con que nuestra boda sería el principio de una vida nueva, y tan sólo sirvió como final de la anterior.
La miré por última vez tragándome todo el llanto. Intentando aferrarla con mi mano hasta el último momento. Luego, la fui viendo cada vez más lejos. La boca abierta, vacía de gritos invisibles, líquidos. Vi su contorno emborronarse. Su imagen la fue diluyendo el agua. Hasta perderla de vista. Primero a ella, luego, al bote entero.
El océano es otro cielo puesto del revés. Han pasado muchos años, y yo sé que ella ya está en aquél de arriba, mientras yo permanezco al fondo de éste, donde la orquesta sigue tocando en nuestra luna de miel.

En el mes de julio he hecho de jurado en Esta Noche Te Cuento y, como es obvio, no he podido concursar; pero sí que he participado enviando un relato que no entraba en concurso. Es éste que en otra ocasión se tituló solamente Perpectivas. Aprovecho para felicitar desde aquí a los Seleccionados y Mencionados, y comentar que ha sido un toda una experiencia juzgar, pero que una y no más, Santo Tomás.

martes, 31 de julio de 2012

El regalo de Marta

Ilustración de Martuka
Marta me ha regalado esta preciosísima ilustración para Pasa Algo Raroque escribí para La Marcha Negra en Negro Carbón. Y ya está puesta en su sitio.

Marta García Pérez, de ascendencia escandinava, pero alias MARTUKA, que es más sencillo de pronunciar, es ilustradora y crochetista (persona, no que toca el violín, sino que hace el ganchillo y el punto de toda la vida). Como crochetista ha creado infinidad de cojines, colchas, patucos, algún posavasos, lindezas varias, y hasta su nuevo cabecero de cama. Como ilustradora,  ha dibujado para Los Colores Olvidados y para La Inspiración Dormida. Pronto aparecerá un nuevo proyecto, en  el que se ha lanzado de cabeza, y ha metido en la masa hasta los codos ilustrándolo toda sola. Desde aquí te deseo todo el éxito, el que yo veré. Muchas gracias, Martuka, de nuevo.

sábado, 21 de julio de 2012

MATRIOSKA

Además, el pollo rebozado siempre humea demasiado, respondió cabizbaja y ocultando los ojos. E intentó sonreír. Fue al volver con la carne de la cocina, en la que había permanecido con la puerta cerrada, y de la que salió tras apagar el ruidoso extractor. Bajó el volumen del televisor, que ella misma había subido antes de salir, y se sentó a la mesa. Tampoco hoy le diría el motivo real de sus párpados enrojecidos. Lo guardaba al fondo de todo, donde ella también se ocultaba cuando, al volver él tan tarde, traía pegado ese perfume caro que a ella nunca le regalaría.

Con la frase del micro finalista de Xavier Blanco en ReC, a principios de junio, tuve yo este intento que cuelgo ahora.

domingo, 15 de julio de 2012

El principe y la luciérnaga

Foto casera
Cuando ella entra al bosque por la derecha, él sale por la izquierda. Ella, luciérnaga enamorada, lo busca entre los árboles con la esperanza de verse brillar en sus ojos, de iluminarle la boca. Sueña con esa escena, ella y él frente a frente, recortados contra la luna redonda y ante el mundo. Pero jamás encuentra su mirada. Casi nunca se cruzan sus caminos; y si lo hacen, él, príncipe del castillo dibujado majestuoso al fondo, dueño del bosque entero, pretendiente de princesas y demás, ni tan siquiera repara en su existencia secundaria. Por eso, ella, anhela a diario con desesperación el momento breve en el que estando cerca, aun sin mirarla, él le da la mano para saludar al público al bajarse el telón.
                      
Con este micro participé también en Esta Noche Te Cuento allá por el mes de febrero, cuando el tema fue El Bosque. Mi seudónimo seguía siendo Argiope.

martes, 10 de julio de 2012

EL DELITO (parte 6)

Sexta parte y desenlace de EL DELITO. Una historia escrita a 12 manos, desde distintos puntos de vista y distribuida en 6 blogs. Es recomendable leer en orden.

Las cinco partes precedentes están en (pinchando el enlace te lleva a cada una):
                             YO en Ha Tuerto El Rey
                              en Be Corta (pero escrito con ve larga)
                             ÉL en Pía Baroja
                             NOSOTROS en En Zigurat
                             VOSOTROS en Los Martes, Micro


Y esta última es la mía:

ELLOS

Iban blancos como el papel que me fumo cuando nadie me ve. Apenas se miraban por el pasillo. Parecía que contaran las baldosas. Detrás, el verdugo, triunfal. Callados los tres. Entraron donde el mandamás. Allí han estado un ratillo corto, ese los despacha rápido. Pero qué pensaban, que no los iba a pillar. Don Lupas, como ellos lo llaman, será un baboso, pero no es cegato, que para eso lleva gafas. Y si en un examen, copias y te pillan, lo pagas. Eso ha sido así de toda la vida, hasta cuando yo era niño que era así.

Ha sido una toda una experiencia. Gracias a todas y todos por permitirme participar, y a Susana Camps, especialmente, por invitarme a tamaña aventura.
Y, en breve, el de La Simbomba, que lleva demasiado tiempo en el horno.

jueves, 5 de julio de 2012

SOBRE VUELOS

El día que el vendaval se llevó a Germán, la vida empezó a ser otra. Mamá se varó en el lamento de haberlo subido con ella a tender a la azotea. Y allí se quedó. Papá, que había salido a buscarlo, volvió con una grulla, dos palomas, una cometa y un racimo de globos descoloridos. Pero no era lo mismo. Germán había dejado un vacío muy grande difícil de llenar. A veces, asomados a la ventana, lo veíamos pasar volando. Lo llamábamos a gritos y él saludaba como si fuera en autocar.
Una tarde otoñal el viento lo dejó en la puerta. Lo abrazamos todos. Menos papá, que se había ido de nuevo a buscar cosas que volaran. Germán había crecido un palmo y estaba despeinado. Nos contó como era el mundo, pero desde arriba. Altanero. Mamá seguía lamentándose de lo de la azotea. De nada servía que Germán diera saltos ante ella diciéndole que había aterrizado. No volvió a ser la misma. Él tampoco, se creía muy volátil. Y alardeaba de ello. Pero el que más cambió fue nuestro padre, que nunca regresó y nos conformamos con un señor que vivía enfrente. Y no se parecía en nada.

Con este micro, y por segundo mes consecutivo, en junio he vuelto a ser uno de los SELECCIONADOS, en Esta Noche Te Cuento, cuyo tema esta vez era "Cambió como el viento".  En esa selección estoy acompañado de Sara Lew, Petra Acero y Mar Horno, ¡ahí es na!!! Aparte de otro ramillete de Mencionados, entre los que se encuentra mi amigo Don Nicolás Jarque. Yo, contento es poco. Gracias Juan, RosaS, David.

lunes, 2 de julio de 2012

Pasa algo raro

Mi padre se va a ir a buscar mi futuro y el de mi hermano. El futuro es para vivir. Piensa ir andando. A Madrid, que está en el centro del mapa. Se ve que allí en Madrid tienen futuro para todos. El pueblo entero se va a por futuro. Hasta el Serafín que no tiene hijos. Pero a lo mejor es para él. A veces uno vive sin futuro y no se da ni cuenta. Claro, muchos siempre están en la mina y allí todo es negro. Mi madre dice que como cierren la mina, no sabe qué va a ser de nosotros. Y como no lo sabe, le da por llorar. No saber es lo peor. Le he dicho que ya que papá va a Madrid a por futuro, que hable de paso con los amos de la mina que viven allí, que les diga que no la cierren. Si lo pide por favor, no la cerrarán. Como entonces sabrá qué va a ser de nosotros, mamá ha sonreído. Acostados, se lo ha dicho a mi padre. Pero me he quedado entre triste y asustado cuando he oído que él también llora cuando hablan de la mina.

Coincidiendo con la Marcha Negra que se dirige a Madrid desde diferentes puntos de España, y que llegará el día 11 de julio, Microrrelatos Negro Carbón invita a todo el mundo a que escribamos un micro sobre la dureza de la vida de este colectivo y/o el momento que están atravesando. Este es mi pequeño grano de arena.  Tienes tiempo hasta el día 11 de julio. Pinchando en el enlace verás otros granos intentando hacer una montaña.

lunes, 25 de junio de 2012

EL EXTRAÑO


Lo encontró de pronto en el salón, abriendo y cerrando cajones. Ella dio un grito. Luego se ajustó el batín y, conteniendo la voz, dijo que quién era, que cómo había entrado y que por favor no le hiciera daño. Él, sin dejar de rebuscar desesperado, la miró un instante, le contestó que si se había vuelto loca y que cerrara la boca, anda; seguido, que si no había pilas para el mando a distancia en esa puta casa. Desconcertada se alejó. Fue en busca de la foto de su boda, la miró largamente. Entonces, después de vestirse, se dirigió al juzgado y allí presentó una demanda de divorcio contra ese extraño que era ahora su marido.

Con este relato participo por primera vez en el Vendaval de microrrelatos 2012.  El enlace te lleva a ver todos los micros que se enviaron en las dos horas que teniamos de margen. O sea, es un vendaval que pasa en dos horas, pero que se queda para siempre.
Gracias a los organizadores y a los participantes del mundo entero.

jueves, 21 de junio de 2012

2 en 1

LA PRESA, según Juanlu López

Dos cosas traigo pendientes desde hace unas semanas. Y por falta de tiempo y oportunidad, no he podido hacer ni decir hasta hoy.

Una: poner en su sitio, mostrar y agradecer, como Dios manda, la estupenda y acertada ilustración que Juan Luis López, de Dibujando Sueños , hizo en su día para La Presa, cuando esta quedó en Tercer Lugar en el concurso de 99 Palabras . Sabiendo, además, que un día será mía, que me lo ha dicho él.

Dos: Dar las gracias, ahora desde aquí, a Enmascarado, de Por amor al Arte, que después de la sorpresa de Laura Garrido, volvió a concederme él también el Liebster Blog, haciéndome de nuevo la misma ilusión, pues lo esperaba aún menos. Eso sí, como yo ya escogí a cinco, no volveré a hacerlo, que no quiero abusar.


Muchos pensarán que utilizo el momento en el que mi entrada, "Mientras Dormimos", no ha tenido el mismo calado que algunas anteriores para hacer esta otra. Y es verdad. Para qué voy a mentir. He aprovechado este impás para hacer un sobreesfuerzo y no posponerlo más. Así, pago lo que debo y, de paso, acallo mi conciencia, que es una criticona de cuidado, y no para desde entonces con el run run, que si el Juanlu, que el Enmas, que si el Juanlu, que si el Enmas... Se acabó. Chimpún.

sábado, 16 de junio de 2012

MIENTRAS DORMIMOS


Portada del libro
La primera vez me desperté cuando estaba a medio acabar. Y no pude asegurar que fuera cierto, que no hubiera sido un sueño. Quedó ahí y lo olvidé. Noches más tarde, sin vacilación, lo noté  por la fosa izquierda, pero ya en retirada. Me hice el dormido. Y cuando amaneció, seguía despierto pesando en ello. Por la mañana la encontré canturreando mientras preparaba la cafetera. La observé. Me sonrió dándome un beso, y siguió cantando. A partir de ese día me sorprendí  a menudo ojeando impaciente el reloj, deseando que llegara la hora de ir a la cama. Allí nos damos las buenas noches y, aún no me he dormido, cuando comienzo a sentir dilatarse mis aletas. Ahora ya es por las dos fosas al mismo tiempo. No puedo describirlo, llegado un momento, cuando ya me siento totalmente inundado, pierdo la noción de este mundo.
Una semana atrás decidí hablar con ella. Durante todo el día estuve merodeándola, buscando su mirada. Al anochecer, viendo la tele, estando a punto de verbalizarlo, me pidió que esperara al final de la película. Pero, tan agotada iba, que se durmió antes de que llegara el fin. Cuando empezó a respirar profundamente, sin darme cuenta, me vi observando los agujeritos de su nariz. De cerca. Cada vez más de cerca.
Han pasado dos meses de aquella primera vez. Con ella ya no quiero hablar de esto. Hemos llegado al acuerdo, sin pactarlo, de que cada noche seamos uno el que primero se duerma.

Este es el otro micro que envié a La Esfera Cultural, que también fue seleccionado para aparecer en  el libro que publicaron. Pinchando en el libro, que no en el libro, puedes leer al ganador, finalistas y demás seleccionados.


sábado, 9 de junio de 2012

Aquí no yacen ellos

Flores no hubo. Ni abrazos. Ni besos, ni llantos. Sólo la espera, el desasosiego, la muerte en pie. Una locura de coronas que no llevan nombre. Desde entonces envidia la pena ajena. Mira resentida a las madres que lloran de verdad, a las esposas que son viudas de alguien, a las mujeres que desmenuzan su vida ante la certeza de que tras el mármol se descompone la carne que aman. No hubo flores, ni adioses. No hubo cuerpos. Tras las lápidas no están los que se llevó el agua dejándola sin nada, peor que desnuda. No hubo taxis, ni ataúdes, sólo el barro y la riada. Los que jamás volvieron yacen bajo el lodo seco, como tubérculos. Rodeados de loza, juguetes, de fotos y cunas, de vida muerta. Y sobre ellos echan ahora raíces las flores que nunca tuvieron.

Micro que ha sido escogido como uno de los cuatro seleccionados del mes de mayo en Esta Noche Te Cuento, en el que el tema ha sido No hubo flores. El enlace te lleva a ver los otros Seleccionados y Mencionados. Allí me codeo con gente como Lola Sanabria, Antonia  G. Lago, David Moreno, Esperanza Temprano, y otros buenísimos microrrelatistas... Un lujo, vamos. De nuevo, gracias a Juan Morán, a Xavier blanco y a todo el equipo de EntC.

sábado, 2 de junio de 2012

SOLA

Foto propia
La Juliana limpia escaleras y revoluciona el autobús. Lo coge a las ocho, cuando aún no hay niños. Por eso se permite decir las cosas que dice. Todas se ríen, entre grititos escandalizados, con sus ocurrencias. Los pocos hombres que van, azorados sonríen mirando por la ventanilla. La Juliana consigue que todo el mundo se olvide que va camino del trabajo, y casi parece que fueran de excursión. Hay, incluso, quien se espera al bus en el que ella va subida. Cuando llega su parada se despide de todo el mundo y va dejando por el pasillo una estela de purpurina y buen humor. Pero los viernes, a la vuelta, los que han coincidido con ella, dicen que la Juliana no es la misma.

Además de CASUALIDAD, con este, ligeramente reformado, también paticipé en la 6ª edició de Relats Curts de TMB (Transports Metropolitans de Barcelona).

sábado, 26 de mayo de 2012

ESCENA ATIGRADA

Foto propia
Iros a buscar moras, dijo mi madre sentándose sobre la manta, anda, que me duele la cabeza. Y nos es que se le quitara comiéndolas, es que así la dejábamos tranquila un rato pensando en sus cosas. Que para eso nos llevaba al bosque. Mi hermano y yo no es que fuéramos malos, lo decía siempre ella, es que éramos traviesos. Se hartaba de repetirlo a todo el mundo. Y las tenderas no nos quitaban ojo, las tías. Yo no sabía bien cuándo lo éramos y cuándo no. Miraba a mi hermano a ver si se lo notaba, ahora sí, ahora no. Y nunca coincidía con los chillidos de mi madre.
La dejamos mirándonos desde aquel claro del bosque. Cogíamos moras para los bolsillos y  nuestras bocas. Y entre las zarzas, la vimos. Araña con rayas negras y amarillas. Como lo tigres, pero con más patitas alrededor. Mi hermano dijo: mátala, que es venenosa. Y ahí vi que mi hermano era travieso. No, dije yo, mejor la cuidamos en casa hasta que se haga grande y luego la soltamos que corra, pobrecilla. Recogimos once más. Y se las llevamos a mamá que, al acabársele las cosas de pensar, se había dormido sobre la manta. 
Dibujo de Juanlu Lopez
Este es uno de los relatos con el que participé en Esta Noche Te Cuento, bajo el seudónimo de Argiope, cuando el tema del concurso fue El Bosque.

sábado, 19 de mayo de 2012

La tía Aurora

La tía Aurora perdió el olfato en la guerra, siendo una niña. Pero toda su vida fingió que olía. En su lecho de muerte nos reunió a todos en torno a ella y lo confesó. Con mucho esfuerzo, y ya sin pudor, explicó que jamás olió el pan de la abuela recién hecho. Ni los claveles que le traía doña Matilde los viernes del mercado. Que ni tan siquiera los días de boda, ni en los entierros, ni en los mantos a la Virgen, la embargó el olor de las flores. Que las comidas las sazonaba por el color. Que por eso con los pedos silenciosos del chacho Manuel, ella se reía más tarde que nadie. Jamás supo del olor del mar. Olvidó cómo olía la tierra mojada, la leña ardiendo, los besos, la canela, la dama de noche y las manzanas. Cada uno de nosotros se ausentó hacia dentro por unos instantes, buscando algún momento de su vida en el que tía Aurora había hecho con su nariz como si nada. Todos teníamos alguno. Al regresar junto a su cama, volvías convencido de que la vida no es preciso oliscarla, sólo echarle narices. Entonces tía Aurora, cerrando los ojos, aspiró como si oliera y, con una sonrisa de Gioconda, murió.

Este es uno de los dos micros que envié a La Esfera Cultural, y que seleccionaron. Además esta semana ha sido ya publicado en papel. Pinchando aquí mismo, te lleva a ver la portada del libro y los demás seleccionandos, finalistas y ganador, entre estos, grandes amigos de esta casa y de este casero.

lunes, 14 de mayo de 2012

Uno de los cinco

Esta mañana he recibido una sorpresa: Laura Garrido de De mis palabras y las vuestras ha escogido el mío entre sus cinco blogs favoritos, y le ha puesto este sello de abajo, que voy a guardar por siempre, como si fuera filatélico (no sifilítico, que es otra cosa).
MUCHAS GRACIAS, LAURA, hoy me has hecho sentirme importante. 
 
“Liebster Blog Award” es un premio ideado para recompensar, estimular y promocionar aquellos sitios de internet, cuyo número de seguidores no excede de doscientos, pero que, por su esencia y contenido, merezcan ser dados a conocer a todos los rincones de la blogosfera. Tiene unas sencillas normas:
1. Copiar el premio en el blog y enlazarlo al bloguer que te lo otorgó.
2. Señalar tus cinco blogs preferidos con menos de 200 seguidores y escribir comentarios en sus blogs para que conozcan que han recibido el premio.
3. Y, por último, esperar que continúen con la cadena y elijan a sus 5 blogs preferidos. (Entre ellos no debe estar el blog de la persona que te ha elegido)
Y ahora me toca a mí escoger... (Dios, sólo cinco?)
Los martes, micro Porque Susana Camps sabe utilizar siempre las palabras precisas en cada relato, y es que tiene un vocabulario extenso e impresionante. Y sin tener la necesidad nunca de demostrar todo cuanto sabe. Susana tiene una elegancia escribiendo, como se ve poco en la blogosfera.
LOLA SANABRIA en mi selección no puede faltar ella, y los que me conocéis lo sabéis. Para mí, sigue siendo mi maestra. Y es que ella, siempre se lo he dicho, escribe de verdad, y desde la verdad. No parece que invente nada.
ODYS Me gusta su estilo. Su forma de explicar las cosas es única. Creo que no está aprendiendo, él es escritor. Y sus micros lo demuestran.
La Tijera de Lish Porque, aunque se prodiga poco, no puedo faltar a su cita en cuanto cuelga un trabajo, siempre exquisito. Es de los blogueros que me dejan boquiabierto con su forma de expresarse.
En mal estado Porque su estilo inconfundible, claro, certero y desenfadado me produce cierta envidia.
He de decir que esto me ha resultado más difícil de lo que pensaba. Que me dejo a muchos de mis favoritos. Unos porque superan los 200 seguidores, otros porque van a ser escogidos en breve, otros porque ya lo han sido, y otros porque... no sé, porque he de escoger sólo a cinco. Pero me dejo a Xesc, a Fernando, a Xavier, a Mónica, a Negreira, a NiñoCactus, Paloma, Mar, MJ, Rosa, David, Cabopá, Sara, Blanca, Luisa, Ely, Juanlu, Ximens, Don Jarque... No quiero dejarme a nadie, aunque es inevitable. Pero basta con mirar hacia la columna derecha de "Los blogs que miro". 

sábado, 12 de mayo de 2012

CASUALIDAD

Tranvia de San Francisco
Ocurrió cuando me disponía a bajar en mi parada y justo en ese momento tú te ponías de pie para la siguiente. Casi más que tocarnos fue intuirnos, pero toda mi atención se concentró en esa porción de mí que apenas te rozó, y sentí inmensamente definido ese trocito de tu carne. Y nos miramos un instante antes de que yo bajara.
Los dos sabemos de sobra que fue casualidad. La misma que ahora buscamos a diario cuando paso cerca de ti, sin que haga falta, al tiempo que tú te levantas sin necesidad.
Con este micro (y con otro que colgaré) participé en la 6ª edició de Relats Curts de TMB (Transports Metropolitans de Barcelona).

domingo, 6 de mayo de 2012

AJUSTANDO CUENTAS

A mi marido me lo trajo una tormenta. Y no es un decir, me lo entregó envuelto en lluvia. Estaba de romería con mis amigas, las pocas que quedamos, cuando empezó a caer un chaparrón de los que empapan el ánimo. Salimos corriendo mientras nos tapábamos con las sillas plegables. Y al pasar por el abrevadero viejo lo vi allí tirado. Hice como si no lo hubiera visto, seguí mi camino con ellas. Cuando llegamos a casa, esperé prudentemente a que cada una llegara a la suya. Me puse la gabardina y salí a buscarlo. Estaba empapadito. No hablaba. Me lo llevé a casa, lo bañé, le di de comer, y hasta hoy. Lo llamo Paco, y él a mí, vida mía. No sabe de dónde viene, y ni falta que me hace. A ellas les he dicho que lo conocí en el Carrefour de la capital y que se quedó prendado de mí. Yo no sé si me creen, pero tampoco me importa. Que se alegran, me dicen. Ya, les digo yo. Ahora a la romería voy de su brazo. Y si llueve, nos quedamos en casa, recuperando lo que la vida me debe.

Con este relato participé en abril en Esta Noche Te Cuento, cuyo tema de ese mes era Lo Trajo La Lluvia.

jueves, 3 de mayo de 2012

Principios de siglo


El abuelo siempre hablaba de aquellos años, donde el futuro era color de rata, decía. Me contaba que por entonces los jóvenes tenían que  emigrar para asegurarse un futuro, y que lo de estudiar era sólo casi para señoritos. Que los ricos eran muy ricos y que muchos de los que no lo eran, vivían de beneficencia; o de la caridad de los primeros, a los que les encantaba jactarse de ello. Que los que trabajaban no podían permitirse lujos, pero eran muy afortunados por tener con qué mantener a su familia, y a alguna más. Que continuamente la vida se encarecía al tiempo que los salarios menguaban. Que uno pagaba hasta para ir al médico. Que lo de tener casa propia era un sueño, al alcance de pocos, que podía acabar en pesadilla para muchos. Que los políticos hacían como que hacían para cambiar las cosas, para así no tener que hacer nada por cambiarlas. Que las leyes casi siempre beneficiaban al poder, no a los justos.
Mi abuelo hablaba con indignación de aquella época plagada de injusticias que le tocó vivir, en la que el pueblo apenas tenía derechos, mientras el rey apuntaba para otro lado. Cierto es que a lo mejor chocheaba un poco, pero quizá era verdad que a principios del siglo veintiuno las cosas eran así.

Esta es mi propuesta para la tercera y última Jornada de la PRIMAVERA DE MICRORRELATOS INDIGNADOS, promovida por Miguel Torija y Rosana Alonso. Desde aquí mi enhorabuena a ambos por la tremenda repercusión que ha tenido su iniciativa a lo largo de estas tres semanas.