domingo, 28 de octubre de 2012

Caída de amor

Foto propia
A la Joaquina lo que más le gusta de esta vida, y de cualquier otra, es la sopa.  Lo segundo, los lápices de colores. Los aprieta juntos en una mano, mientras con la otra te hace cachitos la hoja en blanco que le des. Lo hace para contentarte. Porque ella preferiría sólo mirar los colores y que te la rompas tú. Lo tercero, empujar. Pero no empuja con el ánimo de desequilibrar a nadie, lo hace porque es de naturaleza empujona. Eso dice su madre. La Joaquina tiene diecisiete años y huele siempre a bebé. Te sonríe sin mirarte y es su lengua desproporcionada la que le hace cecear las pocas palabras que utiliza, entre las que tiene su lugar preferente, zopa. Pesa más de noventa quilos, tiene poquito pelo y se deja querer. Pero si le preguntas si te quiere ella a ti, y no estás avisado, te empuja y caes seguro. Y eso es que sí.
Esta fue mi propuesta para Creciendo Juntos, en el Segundo Concurso de Microrrelatos sobre Discapacidad. Pinchando podréis leer los micros ganadores y finalistas, y comprobar que el primer premio se lo ha llevado Maria Elejoste de la familia EntC (esa gran cantera de triunfadores). Enhorabuena también desde aquí, María.

32 comentarios:

  1. Es una pasada, me encanta!!!!
    Gracias
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A mi no me gusta la "zopa" pero si veo a la Joaquina le preguntaré si me quiere...No me importaría tener una caída de amor. Por cierto qué título más adecuado.

    Besicos, Miguelángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana, por comentarlo.

      Pero te aseguro, Cabopá, que cuando te empujaba, el suelo no te recibía con el mismo cariño.

      Abrazos.

      PD: Contesto a esta entrada cuando ya se me acumula la de Voyme pa Madrid, pero no quiero dejar de agradecer vuestros comentarios.

      Eliminar
  3. Buenos días Miguel Angel, has retratado a Joaquina como si la conociera de toda la vida, de hecho, creo que ya sé a qué persona te refieres. ;) El mundo de las discapacidades es un terreno en el que hay que moverse con delicadeza, tal y como tú has sabido expresarnos. una pequeña observación: aunque quilos, es kilos, yo la hubiese escrito con K, por cuestión de ser la palabra más utilizada en la época actual, y creo que estás narrando en el "ahora".

    Cuando me oigas chocar contra el suelo, es que la Joaquina que yo conozco ¡me quiere!. ¡Buenísima apuesta la tuya!. Voy a leer el de María.

    Un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel Angel, te lo he escrito en el comentario respuesta en mi blog, pero por si acaso no pasas por allí : te lo escribo aquí.

      Te decía que el formulario de la Escuela de Escritores para la votación mensual del REC ¡no funcionaba!, pero resulta que se ha recuperado a lo largo del día, y...¡ya funciona!.

      O sea que nada, que ya esta realizada mi votación. ;) MUCHA SUERTE. - ya tienes mi voto. ;)

      Eliminar
    2. Ya veo, Laura (por cierto, acabo de estar en tu casa), que está admitido de las dos formas. Este ya lo dejo así por comodidad, para la próxima tendré en cuenta los kilos (y es que la k, es una letra que ni fu ni fa, no?).

      Un abrazo

      PD: Me alegro mucho de que hubieses emitido tu voto días antes de saber luego que ibas a ser jurado presencial. Mucho.

      Eliminar
  4. Creo que el jurado se ha decantado por aquellos que se ajustaban más al lema de "creciendo juntos", pero el tuyo es muy buena apuesta.

    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
  5. Miguelángel, cuánta ternura, cariño y comprensión destila tu relato. Me ha sorprendido gratamente: ¡Sensiblidad a flor de piel! Describes la escena tan bien, tan límpiamente que la haces sentir próxima, como si la estuviéramos presenciando en directo.
    Me ha encantado la forma sencilla y viva de tu narración, y el contenido de la misma.
    Como siempre: una labor de artista.

    Besoooos emocionados.
    A.M.A.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito, Miguelángel, jo, qué bonito. Coincido con la Joaquina en su gusto por la sopa y por los lápices de colores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá, Lola. Pero tampoco le doy más vueltas, concurso participado, concurso olvidado.

      Petra realmente me basé en un personaje real para dar unas pinceladas. Ya sabes, a veces sale bien, a veces...

      Yo también, Inés. También soy sopero por naturaleza. La tomaría hasta para desayunar la sopa.

      Tres abrazos como soles.

      Eliminar
  7. Me parece un microrrelato soberbio, Miguelángel. No me he acercado a leer los finalistas, ni conocía el concurso, ni puedo hablar -obviamente- de su resultado. Sólo se que este micro es excelente.

    Gran acierto de tono, de ritmo, de selección de imágenes con la que construir el personaje. Tierno hasta ablandar al lector más insensible.

    Lo dicho, formidable.

    Mis aplausos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Preciosa aportación a esta iniciativa de la discapacidad. El cuento es magnífico y para mí de los mejores aunque no esté elegido. Cada jurado tiene su criterio, tú eres de los grandes del micro, no hay más que decir.
    Estuvimos Ginette y yo con María Elejoste en el acto. Vioño es un pueblo pequeño, cerquita del ayuntamiento que está en otro pueblo, Renedo. Acudió el alcalde, los músicos del municipio, una cantante, los niños recogiendo los premios a sus dibujos... Y una madre de hijo con discapacidad psíquica que leyó sus emociones y le temblaba la voz, y a mí el alma y todo.
    No me enrollo más. Te sigo en ENTC y pongo esta página en mis marcadores.
    Y te sigo por doquier.
    Susana.

    ResponderEliminar
  9. Después de leerte me quedo con las ganas de darle un abrazo fuerte a la Joaquina y, después, ya preparada, dejarme empujar. Precioso relato, preciosa manera de captar la esencia de tu personaje. Me encanta.
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, te leo cuando comentas como un niño delante de un mago. Me encantas.

      Bienvenida, Susana. Jo, eso de los grandes..., no te creas, engaño mucho.
      Debió ser enternecedor todo el acto. El de María me gustó muchísimo, y lo encontré justo vencedor.

      Sí, Ana, sus empujones merecían la pena. Ahora ya no la veo, pero lo merecían. Era para comérsela.

      Abrazos,

      Eliminar
  10. Buen micro, Miguelángel. De esos que dejan la magia, la ficción a un lado para, mediante la descripción, cargar de ternura y comprensión las cuatro lineas que lo forman y que hablan de la "tridimensionalidad" de una vida no siempre sencilla, pero auténtica como pocas.

    Una perta.

    ResponderEliminar
  11. Sabes retratar como nadie a tus personajes, ahondas en su interior y nos los presentas con todo lujo de detalles.
    Un encanto, la Joaquina. Y un placer pasar por aquí a leerte, Miguelángel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Don Flores, cuanta ternura desprende esa Joaquina que aunque empuje es todo amor. Has sabido presentarla y conseguir que la queramos con tus palabras y tu forma de relatar.

    Muy bueno.

    Un abrazo, Don.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no debe ser sencillo vivir las veinticuatro horas pendiente de alguien así. Pero estoy seguro de que compensa, Miguel. Eh, por cierto, que somos compis de Madrid!!!!!

      Gracias, MJ. Me lo dice la maga de las palabras, mira tú.

      Es que realmente, Don, era para quererla. Era tierna y cariñosa. Bueno, y lo seguirá siendo, pero ya tengo ocasión de verla.

      Tres abrazos.


      Eliminar
  13. Bellísimo, Miguel Ángel. Un relato colmado de amor.

    Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno Miguelángel, un retrato tierno hecho con respeto y cariño. Precioso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Sin duda tenemos que saber interpretar las diferentes muestras de amor en las personas que creemos ¿diferentes?.
    Te felicito por saber engarzar la historia desde un respeto y sobriedad, impolutos.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Y bienvenida a este blog, ya tuyo también.

      Sí, de las dos cosas iba sobrado cuando lo ideé, Yolanda.

      Gracias, Gloria. Como le digo a Yolanda. Cuando escribo sobre alguien lo hago con todo mi respeto. Y, a veces, mi cariño, como en este caso de Joaquina.

      Un abrazo para cada una.

      Eliminar
  16. Un relato muy tierno y un personaje muy bien construido. Sorprende frase a frase, y va cobrando dimensión con el mismo ritmo aleatorio de sus pensamientos. Me encantan tus pinceladas de humor, ya lo sabes, tipo "es de naturaleza empujona". El final me parece fantástico.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Es precioso Miguelángel. te felicito por la sensibilidad y ternura con la que has hilado el micro para un tema tan complejo. Y sobre todo por la capacidad de generar simpatía hasta de lo más respetable.

    Por último dar la enhorabuena al reccampeón. Como creo que te dije en su día, me alegra tener el buen gusto de leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Respuestas
    1. Susana, es que va conmigo. Tú, que ya me conoces un poco, has podido comprobarlo.

      Gracias, Enmas. Me alegro mucho de haber sabido transmitir un poco cómo era Joaquina.

      A mí me encanta, corasón, que tú te pases por aquí.

      Abrazos, a puñaos.

      Eliminar
  19. Has encontrado tu voz, y por eso eres único.He visto a Joaquina, y es como tú dices, y a pesar de que te puedas caer, es maravilloso que te quiera.
    Fíjate que a pesar de lo tierno y amable, me ha dado un poquito de pena .
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado Miguelángel. Lo mío y lo tuyo ya es sospechoso. Desde hace unos meses tenía en mente escribir algo parecido de una mujer que sufre un retraso y es muy conocida en mi pueblo. No sabía cómo afrontar el tema, no sabía cómo enfocarlo, y ahora visito tu blog para felicitarte por ReC y me encuentro que tú ya lo has escrito por mí. NO es justo. Me da hasta coraje. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quítate las penas, Antonia mía. Que lo que da pena es el hambre y otras cosas peores.
      Me gusta eso de, mi voz; pero, más bien, créeme, me pierdo buscándola.

      Me está dando miedo esto, Mar. Tú te afeítas por las mañanas? No, en serío, escríbela, Mar, seguro que no se llama Joaquina, ni empuja, ni... Me encantará pasar por tu casa para conocerla. O, volverla a ver.

      Un abrazo compartido, como aquella mesa en aquel bar de Barberá.

      Eliminar
  21. Muy tierno, qué bien retratas a Joaquina, la veo y la siento, toda cariño y "empujones". ¡Eres increible!

    Besitos

    ResponderEliminar
  22. Miguel Ángel, cuanta dulzura. Yo quiero que la Joaquina me empuje y después reirme a carcajadas.

    ResponderEliminar
  23. Miguel Ángel, cuanta dulzura. Yo quiero que la Joaquina me empuje y después reirme a carcajadas.

    ResponderEliminar

DESPUÉS DEL COMENTARIO, DIME SI ERES TÚ O ELLO. Gracias