sábado, 1 de agosto de 2020

LA FOTO

Imagen de la red
Le pedí que nos hiciera una foto en la cubierta, con el mar de fondo. En ella, Marina aparece desencajada, con una sonrisa que no lo es y la mirada hacia estribor. Yo miro al objetivo, con una felicidad que creía desbordante, cuando en realidad se me iba por la borda. Era nuestro primer crucero. Y el último. Hoy lo sé, Marina ya conocía antes de embarcar al que casualmente pedí que nos tomara la instantánea. Y el casual a Marina, también. Era yo el que no conocía a ninguno. Y en esa fotografía de nosotros dos, se le ve también a él, justo en los ojos esquivos de ella.

Relato con el que participo en Zenda, cuyo tema es #Historiasdeviajes

2 comentarios:

  1. Como siempre, fabuloso. Mucha suerte.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel, una historia muy sutil y bien contada.

    Yo también participo en el concurso de Zenda, pero con un estilo un tanto distinto. Suerte.
    https://elpedrete2.blogspot.com/2020/07/zenda-carretera-y-manta.html

    ResponderEliminar

DESPUÉS DEL COMENTARIO, DIME SI ERES TÚ O ELLO. Gracias