sábado, 21 de abril de 2012

La ley del saxo

Foto propia
Tocaba siempre en una finca abandonada, salvada de alguna expropiación. Hasta ella se accedía con invitación exclusiva y  un plano del camino. Era abogado y saxofonista. Con las leyes defendía a violadores, asesinos y pederastas; con el saxofón, a los grandes del jazz. Lo del derecho le costó siete años de carrera; lo del instrumento lo consideraba una dación de la naturaleza, un regalo de Dios. Tocando, decía, encontraba los motivos, la razón precisa para defender con ahínco lo indefendible y no abandonar. Comprendí a qué se refería cuando de pronto, como si alguien hubiera apretado un botón, la sala adquirió apariencia de sueño. La música fue volviéndose sublime y las luces dieron relevancia a un fondo que antes no había visto. Entonces, pude descubrir amordazado, sujeto por argollas, con ojos llenos de terror, al último maltratador que él mismo había defendido y que la justicia había dado por prófugo.

Relato seleccionado en el Concurso de Abogados de marzo. Las palabras a incluir eran:
Saxofón, Razón, Dación, Botón, Expropiación.

36 comentarios:

  1. La música de jazz te lleva a terrenos inconfundibles...Ojalá, ojalá sea el ultimo maltratador, el último, el último,último. Ojalá que desparezcan de la faz de la tierra...

    Buen relato amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá, Cabopá, ojalá algún dia fuera extirpado esta especie de cancer que padece la sociedad. Ojalá.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. ¡Uf! Tremenda historia la de tu abogado el justiciero.
    Me gusta cómo nos vas llevando 'a ciegas' hasta ese final inesperado y contundente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que un poco yo también llegué a ciegas. De todas las veces que he participado es la que menos convencido estaba de la propuesta. Ves tú? y van y los seleccionan...

      Un abrazo larguito, MJ, que te echaba de menos.

      Eliminar
  3. ¡Enhorabuena por esa selección! Me gusta tu relato, esa doble vertiente: por el día abogado de "elementos" ypor la noche su ejecutor. La verdad es que me ha sorprendido gratamete ese final.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elysa. Si es un final, creo, poco previsible. Y que no quedó mal. Que podía ser: imprevisible y un churro.

      Un abrazo, Ely.

      Eliminar
  4. Fernando, para mí que es una buena historia, muy buena y que atrapa al principio y saca sonrisa al final. Requiere de segunda lectura para apreciar. Sin embargo ahí una frase que me paralizó: "Comprendí....cuando de pronto,.... sueño." Esa frase, me deja perplejo, en concreto ese punto final, no me dice el motivo, por eso, quizás si en vez de punto es una coma la frase siguientes me cuadran, pues es la relevancia del fondo lo que le hace comprender, es ese "cuando". O puede que no, pero vamos, que es un relato que me gusta.

    ResponderEliminar
  5. Jope, perdón Miguelángel, te he llamado Fernando por culpa de ese Regalo de Fernando Martínez que anuncias. Otro día te llamaré Juanlu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy contigo, Ximens.
      De entrada, no te preocupes por el lapsus, a mí me pasó un día con Sara y Laura, y no tuve excusa.
      Respecto a lo del punto: Me lo he mirado y remirado, no te creas. Mi lectura es ésta: Él lo comprende en el momento que la sala adquiere apariencia de sueño. ¿Y qué le hace adquirir esa apariencia? La música que cambia y las luces. O sea, el cuando nos da la hora en este caso, no el cómo ni el porqué, que viene luego.
      Espero haberme explicado para hacerme entender, Ximens. Y me gusta mucho que hagas este tipo de observaciones, señal de que entras hasta el fondo.
      Un abrazo siempre.

      Eliminar
  6. Esa doble profesión es magnífica, por un lado libera posibles culpables y por otro notas melodiosas que calman su conciencia atormentada.
    He descubierto tus notas de saxo casualmente y cre que me quedaré por + tiempo escuchándolas, si no le importa al músico, un saludo desde Tenerife y te dejo enlace de mi blog por siquieres conocerlo.
    http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Gloria. He visitado tu casa y me parece muy intersante. Me gustan también las ideas decorativas que regalas. Prometo volver.
      Saludos

      Eliminar
  7. Interesante punto de vista: el que hoy es tu cliente manana es tu verdugo. Vamos, como la vida misma.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Mei, más bien es: el que hoy es tu cliente, mañana es tu victima...
      Abrazos.

      Eliminar
  8. La justicia como instrumento o un instrumento para hacer justicia. Me gusta mucho el micro, interesante, sorprendente, bien escrito... Enhorabuena por la selección. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, tú lo resumes en tu primera frase, Sara. Muchas gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Me hizo recordar a Jekyll y el señor Hyde. Es un maravilloso relato..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, realmente tiene un poco de eso. Más o menos como todos. Bueno, aunque no todos tocamos el saxo...
      Un abrazo para ti, Aniagua.

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho, mucho, Miguelángel. Me has llevado suavemente de la mano desde ese principio con música de jazz hasta el final sorprendente. Enhorabuena.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte llevado callandito hasta el final. Me alegro, Rosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Muy buen micro Miguel Ángel. Entiendo su selección en el concurso. espero que tengas mucha suerte... y hablando de suerte, suerte que cuelgas tus micros en el blog, si no, para leerte habría que visitar la blogosfera enterita, que te estás endiosando, que estás en todas partes!!!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué gracioso eres. Si el que va por ahí leyendo y público y codeándose hasta con alcaldesas eres tú...
      Un abrazo, company.

      PD. Me gustó mucho la velada.

      Eliminar
  12. No puede sorprender a nadie que este relato haya sido seleccionado, Miguelángel, porque es una joya. No sólo encjas -magistralmente- el grupo de palabras -siempre tan dispares- sino que trenzas un historia con pulso narrativo, que atrapa por la acción imperante y clava su puñalada final gracias a la acción sugerida.

    Lo dicho, una joya.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, Pedro, qué bueno parace el texto descrito por ti. La verdad, tus visitas son como cuando venía el padrino con la mona.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Fantástico. Original. Musical. Sólo había un camino: ser seleccionado.

    Enhorabuena.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David. Pues a veces el camino se bifurca y te lleva al "bueno,otravezserá".
      Gracias (en indio, por supuesto).

      Eliminar
  14. Ciertamente no es de extrañar que te lo hayan seleccionado, tiene mucho y bueno, y al tener que sacar provecho de las palabras requeridas, te han encajado perfectamente.
    El final...sorprendente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otras ocasiones me ha gustado más lo presentado y no lo han cogido. Mira tú. Así son los concursos.
      Abrazos.

      Eliminar
  15. Qué bueno, es brutal: dónde podía subsanarse el conflicto entre la vileza y la purificación de esos dos caminos que aparentemente discurren paralelos, sino en aquella vieja cabaña dejada de la mano de Dios y las Leyes de los Hombres, donde la Justicia alza por su cuenta y riesgo su guillotina redentora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, en serio. Harían falta más casas de estas al margen de la ley. Condenables, por supuesto, pero precisas...
      Un abrazo, Alberto, ahora sí.

      Eliminar
  16. ¿Me estoy volviendo loca? te juro que en la ley del Sexo, digo Saxo, ya había comentado ¡cuál ha sido mi sorpresa el no encontrarme!. Jó lo siento, porque creí que ya lo había hecho hacía días.....Me gustó mucho el doblete profesional de este hombre con su arma mortífera.

    Felicidades por tu selección Miguel Angel, porque estás entre los grandes microrrelatistas de abogados y de muchas más iniciativas.

    Un abrazo ....¿y por qué se borró? ....umhhhhh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no, Laura, que no, que es que comentaste algo de La Ley Del Saxo en la entrada anterior o en la otra, o fue en FB? Ahora no recuerdo. Pero no te estás volviendo loca, tranquila.
      Un abrazo fuerte, Laura.

      Eliminar
  17. ejem, ejem ¿los ajusticia a porrazos con el saxo o es que toca muy, muy, muy mal?
    ea, me lo explique!

    bss. Deo

    oye, que me ha gustado, eh?
    Mi estupendo (y sé que valorado) comentario es pa restar "trascendencia" al asunto.

    ResponderEliminar
  18. Uff!! me ha puesto los pelos de punta...es increíble

    ResponderEliminar

DESPUÉS DEL COMENTARIO, DIME SI ERES TÚ O ELLO. Gracias